La Botarga

La auténtica Botarga  se define como las huevas de Mújol, salados, prensados y secados al sol. Este producto se empezó a elaborar en tiempo de la Antigua Grecia, algunos dicen que llegó a la Provenza francesa sobre el 600 a. C, de la mano de los marineros griegos que fundaron Marsella. Pero lo que sí sabemos es que tanto su elaboración como su consumo pertenecen a los países de la ribera del Mediterráneo.

Más adelante, François Rabelais, médico, escritor y humanista francés del s. XV, habla en diferentes ocasiones de un producto de una exquisitez absoluta.

En el s. XVI se empieza a hablar por todo el mundo, hasta recibir el nombre del Caviar del Mediterráneo.

Hoy se considera un producto de lujo, y quien lo prueba puede acabar siendo un adepto para no decir adicto de este producto (de hecho contiene alto nivel de serotonina).

Tiene un gusto peculiar y diferente, muy característico de mar y un retro gusto que recuerda a la mojama.

Se recomienda consumirla a temperatura ambiente, y cortarla con un cuchillo de hoja lisa bien afilada, para no aplastar las diminutas huevas.

 

Se puede cocinar rallada/ y o en virutas con una pasta y aceite de oliva y pimienta, o bien una ensalada verde, una crema de verduras, unos huevos revueltos, etc...El maridaje ideal es un vino blanco o rosado ligero y fresco, o bien un vasito de vodka o aguardiente de higo (Bukhà) bien fríos.

Crema de rúcula con huevo poché y botarga

Para más recetas clicar en el siguiente link

 

http://www.boutargue-memmi.com/?p=presse_recettes&menu=1&type=recettes